Elizabeth Catlett (1915-2012)

Gráfica

Nace en Washington D.C. Estados Unidos, el 15 de abril de 1915, y fallece el 2 de abril de 2012 en Cuernavaca, Morelos.

 

Realizó sus estudios artísticos en la Universidad de Howard, con una especialidad en pintura, ya que no existía una en escultura, graduándose con honores en 1935. En 1940, sería la primer estudiante en recibir un Máster en Bellas Artes en la Escuela de Arte e Historia del Arte de la Universidad de Iowa. Estudiaría también en el Arts Institue of Chicago, The Arts Students League of New York, y al lado del escultor Ossip Zadkine.

 

En 1946 recibe una beca de la Fundación de Rosenwald con la que viaja a México para estudiar en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado "La Esmeralda", siendo sus maestros Francisco Zúñiga y José L. Ruiz. Un año después, en 1947 se casa con el artista Francisco Mora, y se nacionaliza mexicana.

 

Durante sus dos primeros años en México, Catlett completó su serie Mujer Negra, de renombre internacional (1946-47). Los 15 cortes de linóleo de la serie rinden homenaje a las mujeres negras y sus luchas para resistir las duras realidades del racismo, la segregación y la pobreza. Homenajear a los trabajadores pobres y crear  imágenes de figuras emblemáticas en la lucha por la liberación negra (Harriet Tubman, Sojourner Truth, Malcolm X, Angela Davis) han sido las características principales de su trabajo a lo largo de toda su carrera. Lo mismo hizo con personajes revolucionarios y gente común en América Latina.

 

El bronce, la madera, el cobre, materiales que unen a Elizabeth Catlett con sus raíces, fueron los medios que utilizó para trabajar su escultura. Sin embargo, es en el grabado donde ella alcanza su máxima expresión creativa. Metal, madera, papel, otra vez productos de la tierra la inspiran para expresarse sobre lo que ella más conoce: su gente. México y su imaginario aparecerán a su vez en su obra, una vez que la artista hace éste su domicilio permanente.

 

Catlett recibió numerosos premios y distinciones a lo largo de su carrera. Destacan el Doctorado Honoris Causa en Bellas Artes que le extendió la Universidad de Carnegie Mellon; el Premio a la Trayectoria Artística en Escultura Contemporánea, del Centro Internacional de Escultura y el Women's Caucus for Art. Fue nombrada ciudadana honoraria de Nueva Orleans, y recibió la Llave de muchas ciudades.

 

Siguió trabajando hasta bien entrada su novena década. En sus últimos años su reputación como un artista creció de manera significativa. Las exposiciones de sus obras fueron montadas en galerías y museos de todo el mundo, y se ganó el merecido reconocimiento por los críticos de arte y la comunidad artística como uno de los más importantes artistas afro-americanos del siglo 20.